07 junio 2010

Una historia que termina con dos párrafos borrados en Facebook.

El vecinito de enfrente, llamémosle Francisco para conservar su privacidad, tiene nueve años y es gran amigo de mis hijos: andan en bici, van al parque y a la piscina juntos, algunos domingos nos acompaña al súper, algunos otros nos acompaña de paseo, para el día de la madre me trajo una rosa, muchas veces cena con nosotros; digamos que es como parte de la familia.

El vecinito de la par, llamémosle Roberto para conservar su privacidad, tiene once años y es amigo de Francisco y de mis hijos. Los cuatro juegan Wii aquí, en la casa de Roberto o pasan las largas horas del fin de semana de aquí para allá.

Hoy, por razones que finalmente no llegué a entender, Francisco se peleó con Roberto mientras jugaban con Benjamín, el menor de los míos... Resulta que Francisco consideró que Facebook era un buen medio para expresar a Roberto todo su enojo y le escribió en el muro un párrafo como de ocho líneas en el que resaltaban palabras o expresiones como les gueles el culo, pendejos, gays, mierda y otras; todas, refiriéndose a mis hijos.

A mí primero me dio risa la ingenuidad de Francisco que no alcanzó a pensar que si mis hijos y yo somos amigos de él en FB podríamos leer semejante derroche de palabras. Después me dio como cosa que un niño de esa edad tuviera un léxico tan florido y mucho más de pensar que fuera el mismo ser dulce que me trae rosas y se sienta a contarme historias en la cocina.

Yo, que no soy una madre escandalosa ni escandalizadora, no hacía más que leer y leer el párrafo tratando de entender la furia que habrá tenido ese niño al escribirlo, mientras la Mandy -como buena pacifista que es- le contestaba, siempre por Facebook, con un sermón de más de diez líneas.

Al final, la persona más cuerda de esta casa, llámese el padre de mis hijos, hizo lo debido: cruzarse la calle como hombre maduro y entablar una amistosa plática con el niño en cuestión, que terminó en ambos párrafos borrados de Facebook.

4 comentarios:

Karla dijo...

Sí, a veces se nos olvida que existe el mundo real y que la gente puede hablar sin una computadora de por medio.

Mrs Violence! dijo...

un día de estos me contaron de el caso de un chero "novio de una chera" diciendose de todo por el wall con el "ke la bicha le andaba dando baje" :S a lo ke hemos llegado...

Mona Mika dijo...

me gusta, me gusta... pensándolo bien... me encanta!

saludos

Flor Aragón dijo...

Karla: es mejor no olvidarlo.
Mrs.: Yo ya he visto casos...
Mona Mika: Gracias!!!