15 agosto 2009

El hombre grande


Benjamín llegó sin ser anunciado. Durante los primeros cinco meses del embarazo me la pasé llorando, pensando cómo iba a poder con otro hijo más, saliendo de trabajar todos los días casi a las ocho de la noche… Cómo iba a repartir el poco tiempo que me quedaba con una personita más, de dónde iba a sacar otro brazo para abrazar, otra mano para agarrar…

Pero cuando llegó era una cosa de casi nueve libras, chatito y con rosquillas por todos lados, tan grande y maravilloso que se me olvidaron todas las penas.

Lo de que llegó sin ser anunciado lo digo porque el plan original era tener solo dos hijos. Para mí allí había terminado la cosa. Pero a Benjamín "lo pidió Nicky". De verdad, lo pidió… Una noche cuando dormía con él, apenas de tres años, miraba hacia arriba y movía los labios como hablando con alguien…

– ¿Con quién hablás? Le dije
– Con jesucito, contestó Nicky
– ¿Y qué le decís?
– Le estoy pidiendo un hermanito, que se va a llamar Carlitos*

Eso fue a finales de noviembre. En enero yo ya estaba embarazada… El 30 de septiembre el Dr. Carías lo chineaba frente a la luz de la ventana viéndolo como si fuera obra suya… ¡Chis, ve! Si él solo lo sacó.

Le debemos mucho a Nicky con esa petición, porque la verdad es que Benjamín es un ser especial, tiene una manera de sonreír apretando los ojos y de iluminar cada lugar a donde entra, tiene una manera de ser querido por toda la gente, porque abraza poniendo la cabecita en el hombro, con una dulzura inusual. Tiene una manera de mirarme, de decirme “te amo” poniendo su manita en mi cara como “enamoradito”…

El año anterior aprendió a leer en la escuela. Ayer empezó el primer grado. Y uno, simple adulto, mortal y sin gracia, no puede ni siquiera imaginar la importancia, la trascendencia, la relevancia que tienen las cosas para un niño de casi siete años… Como usar pantalón largo por primera vez en la escuela. O usar cincho, por ejemplo. Es decir, para mí era comprar el pantalón, medírselo y hacerle ruedo. Para él era un momento histórico, digamos.

Pasó contando los días desde el domingo, preguntándome a diario “¿Cuántos días faltan para ir a la escuela?”. El jueves se acostó a las ocho y media. El viernes se levantó a las cinco en punto. Se bañó, se puso su uniforme nuevo… ¡Con pantalón largo! Se echó su perfumito Tous, se lavó los dientes y peinó con camino en medio a lo Masferrer y me pidió el cincho… Yo no había comprado cincho**. Si la camisa va por fuera, para qué van a llevar cincho… Pensé… Pero él no había pensado así, para él era su entrada al mundo de los hombres grandes, así que le quitó el suyo a Nicky, pero éste se quejó y finalmente Neal le terminó arreglando uno viejito de él…

Y allí iba. Bajando las gradas delante de mí. El hombre grande. Diciendo en vos alta, pero como para sí mismo, “Ya voy a primer grado”***.

____________________________________________________________________

* Carlitos solo fue una de los tantos nombres que tuvo Benjamín. Miguel, que se echó todo mi embarazo en Apex, lo llamó Benjamín Anacleto y no me acuerdo cuántos otros más. Nicky lo quería llamar Tarzán López, no me pregunten de dónde sacó eso...

** Para mí el cincho es un símbolo de "apretasón", como de represión para el cuerpo y la libertad de movimiento.
Mis hijos no usan cincho y no tienen a menos que sea necesario. Como los años anteriores que sí tenían que llevarlo, porque la camisa se usaba por dentro.

*** Todavía hoy lo sigue repitiendo en voz baja. Le pregunto que por qué le entusiasma tanto el primer grado, dice que porque es chiquito... Yo creo que quiere decir lo contrario, porque ya no es chiquito... Vaya usté a saber qué pasa por la cabeza de un niño de casi siete años...

15 comentarios:

Mrs Violence! dijo...

ke buen post...y ke lindo niño!..a veces debemos aprender de ellos..a ver lo grande...de las "cosas mínimas"...

LuisAlejandro dijo...

que chúlo el nicky! :)


(y a mi me gusta como se ven los cinchos jeje:D)

Elena dijo...

Es Benjamín, Luis, pero yo ya lo amo también.
Flor, regálemelo.

LuisAlejandro dijo...

el nicky no pedía a dios por un hermanito?? eso es chúlo de su parte -o no sabía qué estaba pidiendo, jaja.

benjamin es chúlo tambien. cuántos hijos chúlos tiene flor!

Ana Carolina dijo...

pues mira Flower... me causa gracia y ternura y empatía y de todo... mi mami siempre dice que cuando yo fui a primer grado ( siendo yo la menor de tres hermanas ) ella lo que pensó es: aquí se me acabó mi bebé.. yo por otro lado - y poco recuerdo - me sentía la reina del mundo, ya podía usar 'EL uniforme azul' (cabe mencionar que estudie en el guadalupano y ahi se usaba gabachita celeste en kinder (que duraba kinder 4, kinder 4 y prepa) ... entonces poder llevar el unifrome azul me imagino que es para nicky el pantalón largo como 'para los del liceo' el pantalón blanco en bachillerato ... jajajaja dije tanto sin decir nada ... pero bueno tres copas de vino y dos cervecitas a la salud de nicky y este post, por cierto ya tengo el regalo para la Mandy es que solo tallas grandes habían ojala pueda dartela esta semana!!!

Flor Aragón dijo...

Mrs. Violence: Quién tuviera esa inocencia para alegrarse por las "cosas mínimas"...

Luis: Es verdad, chulo mi Nicky... Un día voy a escribir de él.

Elena: Si querés te lo presto cuando querrás... O mejor te lo alquilo y le saco ganancia, ja ja ja.

Caro: Es verdad, uno no se da cuenta de lo que significan esas ceremonias para los niños, creo que es más grande que la graduación... Pasar de un uniformito al otro...
La Mandy va a estar bien feliz!

Karla Rauda dijo...

Increíble, otra vez me ha hecho llorar de emoción, o soy muy chillona o soy muy emocionadita... cualquiera de las opciones es trágica. No tengo hijos, pero tengo a Sebastian, mi sobrino, ahorita está en esa etapa graciosa de descubrir palabras y decirlas como le da la gana... son maravillosos porque dejan que uno regrese a lo "básico" con ellos, es bien generoso de su parte.

magus civis mundi dijo...

Flor, qué lindo. Ahora solo hay que esperar que B no empiece a pedir por un hermanito, ni N. No vaya ser...

Me encantó el post... yo también tengo el mismo concepto del cincho, solo tengo 2 y los uso cuando me pongo pantalón "largo" formal.

Flor Aragón dijo...

Karla: los niños le dan a uno emociones inesperadas... Bien rico!

Milton: Pues aunque pidan, ya la fábrica está cerrada. Ji ji.
Menos mal que no tengo que usar cincho cuando tengo cosas "formales". Solo tengo un cincho y lo ocupaba antes cuando estaba demasiado flaca para "detener" el pantalón...

miguelmolinatobar dijo...

uha! uha! uhaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Flor Aragón dijo...

¿Quejeso, Miguel?
¿Llanto de bebé?

miguelmolinatobar dijo...

si, es el llanto o el ruido que hace Benjamín Anacleto en esa foto.

Flor Aragón dijo...

Pero, si se está riendo...

¿Ya veniste?

Elena dijo...

Presiento que entre Benjamín y la Melé me pueden volver loca, pero acepto!!!

Flor Aragón dijo...

A pues, mirá Elena, apuráte ligero a regresar de tu viaje... E incluso, como van a jugar juntos, los podemos comprometer en matrimonio como niños chapados a la antigua...